Tia Vicenta

One thought on “ESPANTOSAS CONSECUENCIAS DE LA INFLACIÓN, 1978